Los problemas sociales, como la pandemia de la pandemia o de los fenómenos atmósfera, como Filomena, contribuyeron a las ventas en el sector de comercio electrónico, han aumentado considerablemente durante el año pasado. Los consumidores se han observado en la necesidad de confiar en la adquisición de productos fuera de una tienda física, se han convertido en “más consumidores digitales”. 

La digitalización de este consumidor ha reflejado un cambio en sus hábitos de compra. Los segmentos de población que compran a través de medios digitales, se vuelven más diversos, así como los canales utilizados para esto.  Este cambio en el consumidor ha demostrado que el negocio debe digitalizarse para ser competitivo. No solo debe estar disponible una oferta comercial a fines de ventas, debe poner el enfoque en el “Nuevo cliente”. El cliente es el protagonista digital, se deben ofrecer productos alineados con sus hábitos de consumo y poner todos los recursos posibles para facilitar su compra. 

Algunas compañías ya han acelerado la mejora en algunos procesos que tradicionalmente se han derivado del abandono del vehículo comercial o la lealtad sin clientes. Los procesos de compra simples, la disponibilidad de productos, la confianza en el sitio, las políticas de retorno flexibles, los procesos de entrega efectivos, la diversidad de canales y los medios digitales, son algunos de los elementos que permiten fomentar las ventas. 

¿Sabemos si el comercio electrónico de nuestra empresa está listo para dar un servicio adecuado? Si queremos estar alineados con la realidad y con la nueva experiencia del cliente, hay algunos aspectos básicos que debemos considerar:

Compra personal. ¿Medimos el impacto de mis productos en el mercado? ¿La oferta de negocios de la compañía satisface las necesidades de mis clientes? ¿Estás basado en tus preferencias? ¿Las promociones de nuevos productos van al segmento adecuado del cliente? 

Comercio móvil. ¿Es mi comercio electrónico listo para vender de manera eficiente a través de dispositivos móviles? Los dispositivos móviles están incorporados cada vez más por el día del cliente. La diversidad de los medios con los que interactúan los clientes están creciendo. Por lo tanto, los contenidos, productos y procesos deben estar disponibles, para los diferentes tipos de dispositivos utilizados por los clientes. 

Sostenibilidad. Los nuevos consumidores están cada vez más preocupados por conocer el origen de los productos que adquieren y busca en las empresas el compromiso de la “sociedad sostenible”. Pensando en el comercio electrónico, el tema del embalaje y la optimización del proceso lleva especial relevancia especial en este aspecto. Los procesos optimizados que requieren el uso mínimo de los recursos contribuirán a respetar el requisito de nuestros consumidores. 

Comercio social. ¿Cómo veo a mis clientes en las redes sociales? Hay cada vez más consumidores que usan redes sociales para adquirir productos, generar opiniones y formular recomendaciones. Un buen negocio y su estrategia de marketing social, nos permitirá atraer nuevos clientes, conocer el posicionamiento de la marca y ver las ventas en línea aumentadas. 

Logística. ¿Son nuestros procesos lo suficientemente ágiles para satisfacer la creciente demanda de consumidores? ¿Tenemos una red de distribución suficientemente grande para proporcionar un servicio de calidad? Diversificar los medios de envío para facilitar la entrega a los clientes y optimizar el tiempo en los procesos, son factores clave en el sector logístico. 

Escaparate de productos. Un escaparate de productos interactivos puede hacer que las ventas no capturen suficiente atención de consumo. Algunos dispositivos ya incorporan una realidad virtual, lo que nos permite unir esta tecnología para las ventas en línea. La realidad aumentada le permite ofrecer más información visual del producto y mejorar la experiencia de compra de clientes. 

Tenga cuidado con el cliente. Se ha demostrado que el buen servicio al cliente es esencial en el proceso de lealtad. El uso de chatbots (robots), en los procesos de ventas en línea es un excelente aliado en este punto. Ayude rápidamente a los clientes a localizar productos, obtener información detallada sobre ellos o para responder a sus reclamaciones. Esta herramienta también es flexible porque es independientemente de un programa de servicio al cliente específico, como sucedió en la tienda física tradicional. El uso de la inteligencia artificial en su evolución también hace posible responder a problemas más complejos y, finalmente, para mejorar la calidad del servicio. 

Comercio de voz (asistentes de voz). Las ventas de asistentes de voz están aumentando y su uso se ha extendido al mundo del comercio electrónico. Algunos dispositivos permiten la búsqueda de productos, realizan listas de compras, confirman un pago e incluso pedidos. Esta característica facilita el proceso a los clientes y promueve la adquisición de productos. 

En resumen, el comercio electrónico debe estar sujeto a una mejora continua y adaptarse a los cambios en el estilo de vida del cliente. Debe evolucionar en línea con la tecnología, lo que ayuda a satisfacer las necesidades cambiantes de los “nuevos consumidores”

Fuente; America-Retail.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *